Un Website para opinar..!


descarga

RESUMEN

Discernir en el ámbito educativo, sobre la importancia del libro de texto, ha generado gran controversia, desde su origen, fin, estilos, implementación, es así, que el espacio dialéctico permite debatir sobre su incidencia en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Este pequeño texto, deja abierta las perspectivas entorno a esta herramienta, para que a partir de su análisis, se tome la mejor imagen  pedagógica de acuerdo a  su criterio de uso.

ABSTRACT

Discern in education, about the importance of the textbook, it has generated controversy since its origin, purpose, styles, implementation, so that the dialectical space allows discuss its impact on the teaching-learning. This small text leaves open the perspectives around this tool, so that from its analysis, it takes the best educational image according to its criterion of use.

 

PALABRAS CLAVES:

Libro de texto, estilos, currículo, didáctica, construcción de conocimiento, entorno cultural, cobertura, extensión, pensamiento, híbrido, comunicación sincrónica-asincrónica, enseñanza, aprendizaje, roles.

KEYWORDS

Textbook, styles, curriculum, teaching, knowledge building, cultural, coverage extension, thinking, hybrid, synchronous-asynchronous communication, teaching, learning, roles.

 

images (1)Quizás, el ser docente es una de las labores más exigentes dentro de un grupo social, ya que esta profesión está supeditada a los procesos de cambio de cada sociedad, esa sociedad cambiante que transforma el currículo de acuerdo a sus necesidades; no obstante, una de las herramientas que ha mutado con la docencia ha sido el “libro de texto,” aquella que se ha convertido en la “Santa Biblia del profe”, así, nos enfrentamos en un ejercicio dialéctico, para reconocer las posiciones más significativas, dentro de la puesta en práctica del currículo a través de éste medio escrito.

Para contextualizar… los orígenes… el “Orbis Pictus” de Comenio, fue el primer libro didáctico en el que combinaba la imagen y la palabra, con el fin de facilitar la lectura, esto se da en el s. XVII, y desde entonces hace parte de la enseñanza. Pero en la actualidad surgen interrogantes alrededor de él. ¿El libro de texto, se convierte en algunos casos en el docente?, ¿se ha generado una dependencia o indiferencia hacia él?, ¿es un instrumento clasista en la actualidad?, ¿realmente aporta al proceso de enseñanza-aprendizaje?; es posible que surjan más interrogantes, pero quedan a la discreción del lector su análisis.

Partiendo de lo anterior, podríamos analizar lo siguiente: las escuelas no son lugares neutrales y consiguientemente tampoco los profesores pueden adoptar una postura neutral Giroux (1990:177) ante el conocimiento, la cultura y su forma de desarrollarla en la práctica. Creer que pueda existir una prosa para los libros de texto universalmente óptima es falsa Westury, (1991: 3686)[1].

Por consiguiente, se suele presentar que en los colegios privados de estrato medio, la selección de libros de texto, parte del hecho de qué editorial ofertaba más, sobre el nivel de compra del colegio o de los estudiantes, a la espera de la mejor prebenda; o en los estratos altos, casi que los libros de textos parten de la tendencia que se estuviera en furor y de la más alta calidad, teniendo un motivo de valor agregado a las pensiones y al progreso académico; pero en el sector publico, de acuerdo a las tendencias educativas y a los programas copiados de otros países, donde la incorporación del libro de texto se da en función de lo rural y urbano (ejemplo: libros del programa P.T.A.[2], Colección L.E.A.[3]) y donde la desigualad de contenidos marca una gran diferencia en calidad, convirtiéndolos en parte de ese inventario que se da de baja sin usar, en fin; la autonomía del docente para escoger el libro de texto que mejor se acomode seguirá supeditada a la condiciones administrativas de turno, que promulgará con bombos y platillos el éxito de su propuesta. De esta forma, difícilmente se podrá encontrar una prosa que se ajuste a las necesidades del estudiante, manejando de esta manera, dos realidades, una la que muestra el texto y otra la que vive el educando en su entorno, con los medios de comunicación y las experiencias cotidianas.images (2)

Esto ha sido, el panorama desde lo administrativo, donde la dinámica académica también converge en el docente, donde factores endógenos y exógenos, siguen influyendo en su perspectiva del uso del libro de texto, como lo analiza GUEMES, R.M. (1994) (…) Asimismo, se dedica menos tiempo a la actualización y formación permanente del profesorado, ya que se supone que los que se actualizan son los textos escolares; tampoco se incrementa salarios en relación con la subida del coste de vida, ya que no se puede reivindicar más sueldo para un personal al que se le dejan pocas parcelas de actuación profesional (…).

Es así, que dentro del propio esquema vida profesional que tiene el docente, el libro de texto puede ser su salvación, ante las presiones gubernamentales y forma de llenar en algunos casos esos vacíos conceptuales ante el avance de la misa sociedad que habita, de una u otra manera ¡el currículo se tiene que cumplir!, esa es la premisa. Por ende, aunque cada docente podría tener sus criterios para catalogar cuál es bueno o malo, lo único cierto es que la efectividad real de los libros de texto como ayuda didáctica, depende del uso que del profesorado pueda hacer de ellos. Heyneman (1981: 243)

Por lo tanto, a pesar que los estudios realizados no son tan actualizados, si se puede seguir presentado los mismos comportamientos en su implementación, como lo considero Zohorik (1991) en algunos estudios de casos al establecer: el estilo “coverage” donde el texto era empleado durante toda la clase, o el de “extension” que además de ser transmisor, permitía el desarrollo de ejercicios en los que se implica al estudiante; esto requiere la comprensión del texto y la aplicación de sus contenidos, por último, el “thinking” mirando el libro de texto como un instrumento para reflexionar, permitiendo que el libro sea el pretexto para pensar y el profesor se vale de él, para comprometer al alumno en actividades que requieren actitud crítica y pensamiento creativo. Quizás, yo le agregaría el “hybrid” (propio), donde el docente arma su propia estructura de contenido del  texto para la clase con actividades, a partir del ensamble de varios textos extraídos de la web, y con algunas prácticas de los ya mencionados.

imagesAhora, el interrogante sería, ¿cuál papel cumple el libro de texto en la actualidad?, pues en pleno s. XXI, donde impera la sociedad del conocimiento, logrando cambiar paulatinamente los roles del docente y discente, convergen nuevas formas de comunicación (sincrónica y asincrónica)  y de procesamiento de la información, así, que los entornos de aprendizaje por ende cambian, ¿dónde queda la función del libro de texto?, como lo diría Cabero (2008) los estudiantes del futuro tendrán que poseer diferentes competencias básicas para aprender conocimientos nuevos, desaprender conocimientos adquiridos y ya no válidos por las transformaciones del mundo científico y reaprender los nuevos conocimientos que se vayan generando. También será necesario que estén capacitados para el autoaprendizaje mediante la toma de decisiones, la elección de medios y rutas de aprendizaje y la búsqueda significativa de conocimientos.

Teniendo en cuenta lo anterior, en la actualidad los libros de textos ya se han permeabilizado por los preceptos tecnológicos, reciben apoyo en línea y son en gran parte más dinámicos para la aprehensión de ese conocimiento propuesto por el currículo; cada estudiante de acuerdo al rol que ha adoptado su docente y bajo los criterios del horizonte institucional que los cobije, tendrá como metas: ya no en una escuela de reproducción, de transmisión si no de creación, de construcción de conocimiento, logrando replantear el hecho educativo, formando ciudadanos para una sociedad de aprendizaje constante, donde prevalezcan la inteligencia ambiental como medio de almacenamiento de nuevos saberes, por consiguiente, los libros de texto seguirán vigente desde diferentes ópticas, que no siempre darán respuesta a los interrogantes plateados en este breve derrotero y que tan solo, encontraran la solución apropiada al significado que tiene esta ayuda educativa para el docente, en el criterio que cada quien asume  para su uso.

Lo único cierto, es que en algunos contextos se  seguirá viendo como la  “Sagrada Biblia del profe” de la cual, difícilmente podrán separarse, para seguir abriendo ese espacio de intercambio de conocimiento “significativo”, querido por mucho y cuestionado por otros.

[1] Citado por GUEMES, R.M. (1994). Libros de texto y desarrollo del currículo en el aula. Un estudio de casos. Serie de Tesis Doctorales. Curso 1993/94. Reproducido en Servicio de Publicaciones Universidad de la Laguna.

[2] Programa Todas a Aprender, propuesto por el Ministerio de Educación de Colombia.

[3] Lecciones Estratégicas para el alumno. Técnicas y Métodos de estudio. Otorgado por la Gobernación de Cundinamarca para las Instituciones públicas.

Los números de 2014


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 260 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 4 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.


¿y tú qué piensas?

Ricardo Rico Guzmán. "ÁGORA"

En la actualidad se busca respuesta a los malos resultados de los estudiantes en las pruebas nacionales e internacionales, pero quizás la respuesta está más cerca de lo que se piensa. La imperiosa necesidad de crear una cortina de humo, donde el uso del doble discurso ha hecho que se mantenga al acecho la mediocridad educativa por otras cuantas décadas…

Así, el gobierno exige resultados al Ministerio de Educación, de ahí hasta cuando llega la docente, en medio de ese juego de domino burocrático que solo disfraza la realidad en que se da la educación pública.  

Este ciclo se despliega desde arriba, pero se focaliza en tres momentos, el primero donde el administrativo de turno inicia el doble discurso, exaltando al inicio del año la labor docente, los logros alcanzados y los ajustes a realizar, motivando al docente para que mantenga o ejerza aquella disciplina que es necesaria y…

Ver la entrada original 436 palabras más


 En la actualidad se busca respuesta a los malos resultados de los estudiantes en las pruebas nacionales e internacionales, pero quizás la remaestrospuesta está más cerca de lo que se piensa. La imperiosa necesidad de crear una cortina de humo, donde el uso del doble discurso ha hecho que se mantenga al acecho la mediocridad educativa por otras cuantas décadas…

Así, el gobierno exige resultados al Ministerio de Educación, de ahí hasta cuando llega la docente, en medio de ese juego de domino burocrático que solo disfraza la realidad en que se da la educación pública.  

Este ciclo se despliega desde arriba, pero se focaliza en tres momentos, el primero donde el administrativo de turno inicia el doble discurso, exaltando al inicio del año la labor docente, los logros alcanzados y los ajustes a realizar, motivando al docente para que mantenga o ejerza aquella disciplina que es necesaria y que tanto se reclama en las aulas, pero continúa con el otro componente…. Aquel acudiente que en la mayoría de los casos solo se limita a matricular y luego olvidar que se ha hecho responsable de alguien y que tan solo reclama en cada periodo el ¿por qué va perdiendo su acudido?.

De esta manera, el ciclo se cierra nuevamente con el administrativo, que al finalizar el año le recuerda al docente que si deja perdiendo muchos estudiantes se podrá ver afectada su evaluación, bueno…quizás no en estos términos…pero se lo da a entender o que podrían perder compañeros, porque se reduce el número de estudiantes y el rector se ve abocado a entregarlos a la Secretaría,  es así, que se le une el padre de familia que aunque no reconozca que ha sido irresponsable con el apoyo hacia su hijo, y ve que él no ha tenido mayor compromiso, se niega a reconocer que debe repetir el año; entonces, busca la manera de denunciar y luchar, para que su hijo, independientemente esté bien preparado para ser competitivo en sociedad, salga de la institución   ¿sin saber para qué?

Por consiguiente, ¿quién queda en medio de estos dos poderes?… el docente que intentando implementar estrategias que permitan mejorar la calidad de la educación, aquel que termina cuestionado y ofendido por creer que al dejar al estudiante va a mejorar al año siguiente y quizás se gradué con mejores competencias para vivir en sociedad. Pero, esto no será así, ocasionado un cambio paulatino en el maestro, desmotivando para seguir creando, a tal punto que muchos deciden colocar durante todo el año la calificación básica, para hacerle creer al estudiante y al padre, que todo va bien y al finalizar el año, no tenga que verse enfrentado a este doble discurso, que se convierte en una excelente arma, para acribillar los ideales éticos y académicos de aquellos seres humanos, que han visto en su vocación (la de orientar) una frustrante actividad mal paga y hasta desagradecida.

m2

Por lo tanto, las universidades si tienen razón en gran parte, de que los estudiantes llegan mal preparados, pues a los docentes de secundaria tan solo les ha correspondido desde su perspectiva individual, decidir cuál camino asumir el de la resignación ante este doble discurso de exigencia, para terminar  pasándolos  o él de mantener sus principios, enfermar, y seguir tildado del malo…pasara mucho tiempo para que esto cambie, pero ya no hay que seguir buscando la respuesta al interrogante del ¿por qué seguiremos con puntajes tan bajos en las pruebas de control estatal e internacional?… ¡a quién le quieres echar la culpa..!

 

MÁS QUE PROYECTITIS…!


Quizás…te han dicho o habrás escuchado: preséntame el proyecto, radica o busca  el proyecto en el banco de proyecto, está en estudio el proyecto, ¿qué paso con el proyecto?, es el resultado de un proyecto, ¡eso no es un proyecto..! y demás expresiones propias de la proyectitis que nos rodea. Pareciera que en la actualidad el desconocimiento de esta herramienta, podría aislar a cierta clase social de los procesos productivos dentro de una comunidad, pero lo único cierto es que se ha vuelto un requisito más para ascender  en esta escalera social que tiende a limitar al ciudadano del común.

Los principios básicos de la gestión de proyectos se dan a finales del s.XIX, cuando las organizaciones empezaron a entender la necesidad de establecer una relación, entre mejorar la comunicación entre empleados y la integración entre los diferentes departamentos de su compañía, con algunas profesiones e industrias del momento. Es así como,  Frederick Taylorimages (1) (1856–1915) presentó el concepto de trabajar con más eficiencia en lugar de más esfuerzo y tiempo. A partir de esto, nace algunos interrogantes… ¿será que esto aplica a cualquier grupo social?, ¿qué tan importante es la función de un líder bajo esta premisa?, ¿qué tan preparados estamos para asumir el compromiso de planear, evaluar y ajustar un proyecto?

Tengamos en cuenta, que la diversidad cultural hace que muchos de los esquemas económicos, educativos y políticos, impuestos en los países tercermundistas no siempre se ajustan a las necesidades de estas sociedades. Esto no quiere decir, que trabajar bajo la gestión de procesos sea ineficiente, si no que quizás se llega a cuestionar los ambientes donde se implantan y quienes los ejecutan.

Para la economía en transición de finales del s.XIX y el inicio del XX, quizás fue un momento relevante para algunas sociedades como la Estadounidense, que lograron  hacer de éste esquema un elemento de arranque económico, (ferrocarril transcontinental) estos principios favorecieron algunos grupos económicos como ejemplo de la efectividad de la gestión de  proyectos.

De esta manera, a medida que las industrias evolucionaban también inició un proceso de remodelación de los conceptos de administración donde involucraron otras disciplinas como: los métodos de marketing, la psicología industrial y las relaciones humanas, tratando de ser más competitivos en un mercado creciente.

Retomando lo anteriormente dicho, la gestión de proyectos nace como una necesidad económica según el momento histórico, pero en su afán de crecer termina en la actualidad involucrando otros entornos de la sociedad, la educación, la salud y hasta le religión; es decir, se debe aprender a establecer criterios de administración en todo, pareciera que es la necesidad imperante, pero ¿qué pasa con aquel ciudadano que en su entorno laborar no se ajusta a éste esquema, donde se le exige todo bajo éste concepto? de esta manera, el sistema lo obliga  a prepararse para esto o lo sentencia a desaparecer en la escala de acenso económico y profesional, y si le agregamos el hecho de que muchas veces el mismo director de empresa tampoco sabe evaluar y exigir un proyecto,  ¿ en dónde queda la importancia de los mismos y su necesidad de ser implementados?.

pPor lo tanto, en la sociedad de hoy ya no es suficiente terminar el bachillerato, ser profesional, saber una segunda lengua, sino se direcciona su trabajo profesional hacia un enfoque basado en gestión de proyectos, pues, seguirá siendo el instrumento de ejecución de ideas y el soporte para alcanzar metas, para establecer un punto de partida frente a la calidad del profesional de hoy y una estabilidad en el futuro. Por consiguiente, más que generar un ambiente de proyectitis, se debería generar un entorno común donde todos ayudemos a ver las ventajas de ésta estrategia organizativa, pues se vuelve inoficiosa y obstructiva cuando no se comprende, no se socializa,  y mucho menos no genera beneficios comunes, cuando los implicados en su ejecución no toman una actitud comprometida y positiva frente a este tipo de estructura laboral.

La gestión de proyectos, ha sido un cambio brusco en la mentalidad de los miembros de una comunidad, que no estaba preparada para entenderla y aplicarla, tan solo con la presión de los últimos años en la economía, educación y política (TLC) ha hecho que la sociedad se vea en la necesidad de implementar estrategias para le beneficios de pocos y para la tortura de otros…


identidaddigitale-betaEn la actualidad, se podría decir que nos encontramos en medio de dos mundos…como en la “la dimensión desconocida”, entre las generaciones que están en la transición de la educación 1.0 a la 2.0, donde el ciudadano que busca ser competitivo tiene que obtener una segunda identidad.

De esta manera, ya no es suficiente identificarse con una Tarjeta de Identidad o Cédula de Ciudadanía, la globalización de las actividades económicas y por ende, la globalización de la sociedad, ha con llevado  a que el ciudadano de hoy, se convierta en ese nativo digital competitivo, para transformar esa masiva información que lo podría limitar o desarrollar en entornos laborales o sociales.

Como lo diría, Cabero (2014) En una sociedad del conocimiento, aquellos sujetos que no se encuentren capacitados para incorporar las TIC de forma expresiva, comunicativa, de ocio, laboral o social a su mundo se van a ver notablemente marginados de la ciudadanía y con menos posibilidades para desarrollarse y desenvolverse en todos los niveles sociales. (Págs. 23-42) De esta manera, surge la llamada brecha digital, donde el “aprendizaje constante” se convierte en el enemigo acérrimo de las formas de aprendizaje tradicional. Por consiguiente, el aprendizaje se transforma  un proceso social con tinte colaborativo, por medio de medios sincrónicos y asincrónicos, que nos llevan a emplear nuevas estructuras comunicativas.

Entonces, ¿Qué pasa con aquellos que se resisten al cambio? A reconocer que la tecnología no es su enemigo, si no su instrumento para facilitar procesos…es justo aquí, donde se revalúa el concepto de alfabetización, para la construcción de dicha identidad por el de alfabetización en tecnologías y cultura digital” (conocer y saber utilizar el hardware de los distintos recursos tecnológicos; conocer y saber manejar el software más relevante de los recursos digitales: procesadores de texto, imagen, navegadores, edición web, etc.; dominar las formas expresivas multimedia; dominar las formas organizativas hipertextuales; comunicarse y participar en redes sociales a través de tecnologías, elaborar y difundir productos propios a través de tecnologías digitales) (Cabero, 2009ª)

Quizás suene fácil, pero la realidad es otra…las tensiones que surgen en la implementación de las TIC, en nuestra vida diaria con lleva a tener en cuenta un sinnúmero de variables, desde lo económico, hasta la disposición para aprender a involucrarlas,  precisamente se dan con el “miedo al error”, ocasionando que sea la mejor opción el evitar su uso, sin llegar si quieran a intentarlo, por lo tanto, entramos en un proceso de autoexclusión, dificultando que la tan necesaria identidad digital, se constituya como un valor agregado a nuestras competencias, ya adquiridas en un determinado campo profesional.

02Por consiguiente, la formación y desarrollo del ciudadano del futuro convergen en nuevas competencias, y al ciudadano de hoy solo le queda ajustarse a estos acelerados cambios para facilitar o complicar su existencia, la nueva identidad ya hace parte de nuestras vidas…como lo afirma la UNESCO, “la educación del siglo XXI debe dar a cada individuo la capacidad de dirigir su destino en un mundo en que la aceleración del cambio, acompañada del fenómeno de la mundialización, tiende a modificar la relación de hombre y mujeres con el espacio y el tiempo. Las transformaciones radicales que afectan a la índole del empleo, si bien están aún restringidas a una del mundo, van indudablemente a generalizarse y a reflejar una reorganización de las fases de la vida” (Delors, 1996, pág. 113)

Partiendo de lo anterior, renacen nuevas dudas… ¿sobre quién recae tan necesaria responsabilidad de enseñar a constituir esta nueva identidad? ¿Será a las instituciones educativas? o ¿será netamente la decisión del individuo del hoy, el querer tener este valor agregado de progreso?

Sin duda alguna, un buen porcentaje lo adoptan las instituciones educativas, por ser ellas en quien recae las bases iniciales de la educación dentro de un contexto social, pero surge una nueva brecha en marcada en los esfuerzos gubernamentales, por dotar de tecnología y los deseos de implementarla por quienes sienten temor por ella, ya sea porque se desconoce cómo incluirla en su quehacer o simplemente, no la ven como un factor importante en su diario vivir.

Por lo tanto, el ciudadano de acuerdo a sus expectativas de vida, tendrá que saber navegar en tan exuberante mar de conocimiento, pues de su habilidad para transferir información al contexto que lo rodea, dependerá su grado de desarrollo dentro de la sociedad a la cual llega, será su identidad digital la que le dé el   pasaporte a nuevos recursos, medios, espacios; estructurando de alguna manera, los niveles de progreso y de calidad de vida de ese ciudadano del hoy y del futuro.